Breviario Bioético: Neuroética

Dra. Karen herrera Ferrá

La bioética se enfoca a estudiar el origen de la vida (aborto, biología de la reproducción, clonación, etc.) y el final de ésta (eutanasia, donación de órganos, etc.). ¿Para qué entonces un área dedicada únicamente al cerebro? ¿qué podría ser más valioso después de la vida misma? La conciencia, la mente, la identidad propia, el Yo. Y todo eso, se encuentra en un solo órgano: El Cerebro.

El término neuroética nace en el año 2002 y refleja la unión entre la neurociencia y la filosofía. La neurociencia es una interdisciplina que intenta comprender las bases y procesos neurobiológicos de la conciencia, del aprendizaje, la identidad y la percepción de la espiritualidad. La neuroética se encarga de estudiar las bases neuronales del pensamiento moral, así como los temas socio-ético-legales que se desprenden alrededor de la investigación y aplicación de la neurociencia y la neurotecnología.  En otras palabras, la neuroética trata de explicar la ética de las neurociencias y la neurociencia de la ética. De modo que la neuroética deberá de identificar la importancia humanística de la neurociencia y guiar, de manera directiva y reflectiva la trayectoria de la neurotecnología con responsabilidad, precaución y compromiso.
Es así como la relación cerebro-mente se convierte en complementaria, recíproca, co-dependiente y funcional, exponiendo así, las palabras de Kant: cogito ergo sum.

La neurotecnología actualmente utilizada se divide en neurotecnología diagnóstica:

 y neurotecnología de intervención.

Las principales áreas en donde se aplica la neuroética es en Trastornos Psiquiátricos, Trastornos Neurológicos, Dolor y Crimen.
Siendo la neuroética un área nueva y fascinante, es imperativo conocer sus objeticos, usos, alcances, potencialidad y límites.

 

 

 

Webpage | Contacto | Aviso legal